Consejos para evitar excesos en la comida

Consejos para evitar excesos en la comida

Recurra a una serie de ”protecciones” que no exigen ningún esfuerzo

Ahora ya sabe cómo hacer uso de su voluntad, con conocimiento de causa. Sin embargo, hay períodos en que los acontecimientos podrán empujarle a un remolino, corriendo así el riesgo de engullir por completo todos sus mejores esfuerzos.

Para esos períodos más difíciles, existen estrategias simples, que le permitirán evitar los excesos y mantener su determinación, sin esfuerzo, casi mecánicamente.

Veamos entonces:

  •  Siempre es conveniente tener el apoyo del cónyuge o de la pareja durante cualquier programa de adelgazamien­to. Pero, es importante que su bien-amado no le dé lec­ciones de moral a todas horas. Deberá más bien, ani­marle, hablarle de los kilos que ya ha perdido y no de los que aún le quedan por perder.
  •  También es muy útil el apoyo social que obtenga; por lo tanto, si pertenece a algún centro para ponerse en forma o a algún club deportivo, será mucho mejor.
  •  Antes de ir de compras, no se olvide nunca de las 2 reco­mendaciones siguientes:

      – Coma algún alimento saludable y realmente nutritivo.

      – Haga una lista de lo que tiene que comprar.

  • Donde quiera que vaya meta siempre en su bolsillo o en su bolso una mezcla de nueces y frutos secos.
  • Si la buena convivencia le incita a comer demasiado, evite durante algún tiempo aceptar invitaciones para cenar. 
  •  Coma bastante fibra en cada comida. Las fibras no tie­nen calorías y “llenan” mucho. Verá como se siente saciada.
  •  Inicie la comida con una buena sopa de verduras – y repita si quiere -. Verá como come menos después.
  •  Programe anticipadamente sus comidas. Si programa comer un plato sano, hay más posibilidades de que esto se realice que si no programa nada. Los estudios reali­zados demostraron la fuerza ideo-motora de las imáge­nes mentales.
  •  No termine la comida con alimentos demasiado exci­tantes o picantes. Coma mejor una ensalada, o alimen­tos crudos, para “aplacar” su apetito.
  •  Al final de la comida, también puede comer un bombón de menta, sin azúcar. De ese modo se sentirá menos ten­tada a comer un postre.
  • Durante el día beba bastante agua. Sobre todo cuando el “hambre” le invada. ¿Sabía que hay mucha gente que confunde la sed con el hambre?
  •  Al preparar sus comidas, restrinja el uso de especias y salsas demasiado excitantes.
  •  ¿Cuando se sienta frente a la televisión, tiene la cos­tumbre de picotear? Si es así, coloque siempre, cerca de su sillón preferido, un plato con fruta y una botella de agua. Ya que el ambiente le despierta el apetito, coma fruta y verá como piensa menos en ir a la cocina y hacer un saqueo a la caja de galletas o al frigorífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *